El Porfiriato, abundancia para pocos

Igual de oprimidos como en la revolucion mexicana en el Porfiriato es la población denominó al periodo gubernamental de Don Porfirio Díaz Mori, periodo que duró de 1877 a 1911, tiempo en el que Porfirio Díaz impulsó la industria agrícola, cambiando al país de un gran rancho en construcción a una ciudad civilizada, al tratar de adecuarla a las costumbres europeas.

El problema fue que la riqueza se concentró en unas cuantas personas, quienes controlaron las ganancias y acapararon las tierras más adecuadas para la siembra.

Revolucion mexicana en el Porfiriato

También en el tiempo del Porfiriato se impulsó la tecnología, adecuando la Ciudad de México con la mayor tecnología de la época, poniendo tranvías, alumbrado de gas, existiendo incluso una grabación dirigida a Thomas Alva Edison.

Porfirio Díaz nació en Oaxaca el 15 de Septiembre de 1830, y estudió la carrera de leyes, sin titularse nunca; los conflictos lo encaminaron a introducirse en la vida política, llegando a participar en la Batalla de Puebla, en la revolución de Tuxtepec, por lo que fue en su tiempo un héroe en vida.

La intención presidencial de Francisco I Madero y los excesos que la burguesía minoritaria tuvo, produjeron el estallamiento armado que fue convocado por Madero.

Este movimiento fue llamado Revolución Mexicana el cual culminó con la renuncia forzada de Porfirio Díaz, quien fue exiliado a Francia donde murió el 2 de julio de 1915.

Se sabe que en el porfiriato se cultivaron las artes y se introdujo ampliamente la cultura europea, en especial la francesa; además de que las relaciones internacionales se encontraron en un buen momento histórico, cayendo lamentablemente el peso sobre la población rural y obrera, el problema aumento por la represión que utilizó para controlar las revueltas, en parte provocadas por madero y en otro aspecto por la presión que tenía la población.

Frases para practicar los adverbios

En esta ocasión vamos a pasar de frases célebres a un ejercicio de frases para estudiar gramática. El ejercicio consiste en identificar los adverbios de las frases detalladas y categorizarlas según el tipo de adverbio que sea.

Para tener menos problemas a la hora de realizar el ejercicio, vamos a repasar la definición, tipos y ejemplos de adverbios.

Frases Adverbios

El adverbio es una categoría gramatical, un tipo de palabra. El adverbio no tiene género ni número. El adverbio siempre va complementando a otra palabra de la misma oración, que puede ser verbo, adjetivo e incluso otro adverbio de la misma. Los tipos de adverbios son:

  • Adverbios de sitio: Indican información sobre el lugar de la palabra a la que complementan. Ej: ahí, allá, encima, debajo.
  • Adverbios de tiempo: Indican información complementaria sobre la ubicación temporal. Ejemplos: antes, luego, temprano, todavía.
  • Adverbios de modo: Indican información sobre la forma en la que se hacen o suceden las cosas. Ejemplos: bien, despacio, peor, fielmente.
  • Adverbios de cantidad: Indican el grado de la palabra complementada. Ejemplo: muy, bastante, casi, tanto.
  • Adverbios de afirmación/negación: Aplican certeza o negativa sobre algo.. Ejemplo: sí, ciertamente / no, jamás.
  • Adverbios de duda: Muestran inseguridad sobre la palabra complementada. Ejemplos: quizás, probablemente, seguramente, puede ser.
  • Adverbios interrogativos/exclamativos: Sirven para preguntar o exclamar. Ej: cómo, cuánto, dónde.

Vía: Ejemplos de adverbios

Una vez repasados, estamos en condiciones de proceder a identificar los adverbios en las siguientes oraciones. Debemos de anotar en una hoja por separado cada adverbio encontrado y a su derecha escribir el tipo de adverbio que es, según la clasificación tradicional (la detallada anteriormente).

  • Has llegado demasiado pronto.
  • No te esperaba tan rápido.
  • Te he dejado la mochila encima de la mesa.
  • Te has equivocado en ese ejercicio, vuelve a hacerlo bien.
  • ¿Cuándo has venido?
  • Estoy demasiado cansado para ir con vosotros.
  • Quizás me lo compre, no lo he decidido aún.
  • Estoy esperando a que mi madre me diga algo, seguramente vaya.
  • Sí, te escuché y lo hice seguidamente.
  • Estabas muy alterado, no me escuchaste.
  • Cuando vengas, no dejes que entre el perro.