Leyenda: La bruja de Escazú, “María Negra”

Seguimos dando pie a Halloween y esta vez, con una buena leyenda de la ciudad de Escazú en Costa Rica.

Maria la negra brujaMaría Negra, La Bruja de Escazú

Cuenta la leyenda que esta bruja, de piel oscura y aspecto amoroso era una de las últimas y más renombradas brujas que habitaba al norte de la iglesia del centro de este pueblo.

Una madrugada de llovizna y frío, su abuelo Talí la encontró desnuda y totalmente en trance en la quebrada que pasaba por detrás de su casa.

Cuendo se dió cuenta de que su abuelo la estaba observando, la hechicera advirtió a su abuelo que por su bien no debería contarle a nadie lo que había visto entonces, a lo que él sólo pudo contestar, con un tono de voz lastimosamente quebrado: “Oh María, estás haciéndole daño a alguna persona verdad?. Un intenso silencio respondió su pregunta esa noche.

Iglesia-de-Escazu-1900

Luego de unos días, mientras trabajaba, el abuelo comentó el hecho a uno vecinos y amigos de su confianza para recibir algún consejo o palabra de aliento por su desagradable situación, pero no advirtió que sigilosamente María se encontraba observando la conversación.

Pocos días después Talí fue castigado por la maldición de su propia nieta bruja; pues comenzó a darse cuenta que a medianoche, siempre a la misma hora, caían algunas boñigas sobre el tejado de su casa. Las vacas que tenía, parecían sobresaltarse mucho y desaforadas pateaban los horcones y barandas de la casa con fuerzas. Cuando el abuelo salía a ve lo que pasaba… nada había de raro; todo tranquilo, sólo podía percibir el olor de las boñigas.

Éso ocurrió durante pocas semanas, y el abuelo en el fondo sabía por qué.

Días después, uno de sus pequeños nietos fue hallado muerto a causa de una golosina inofensiva que lo había ahogado, aunque Talí sabía que la muerte la había provocado María la Negra.

La bruja tenía el poder de transformarse en una gran chancha negra y pasado este incidente se cuenta que la bruja solía perseguir a Talí por las noches, junto a gran cantidad de pequeños cerditos, mordiéndolo y molestándolo a su antojo y cuando él trataba de defenderse con su cuchillo los animales eludían los golpes como por arte de magia.

La situación duró unas semanas hasta que murió la bruja; y se dice que el día que murió, Escazú tembló tan fuerte que la vieja casa de barro de Maria La Negra se desplomó, quedando en completa ruina.

Deja tu comentario!

©2017 Vagando en la Net -